Skip navigation

Monthly Archives: junio 2008

Llevo unos días probando Facebook junto con dos grupos de amigos y como todo en esta vida, tiene sus cosas buenas y algunas menos buenas.

Lo bueno es que con una única plataforma se unen los tres pilares básicos que sustentan Internet hoy en día: publicar, compartir y comunicar. Las tres cosas se pueden hacer ¡sin salir Facebook!

Pero lo malo es que, a excepción de las fotos, todo lo que publiques en Facebook, en Facebook se queda. Es decir, si publicas un apunte, no tienes una opción para enlazarlo en otro blog o foro y si simplemente utilizas la url, quién pinche en ese enlace tendrá que loguearse antes en Facebook para poder ver el apunte.

Si creas un evento para invitar a más gente, todos los invitados tienen que ser usuarios y así con todo lo que he probado. Chungo, muy chungo.

Aunque supongo que este comportamiento será consecuencia de que los señores dueños de un servicio que tiene más de 70 millones de usuarios (eso si lo publican al exterior), no tienen ni pajolera idea de como hacer dinero con el, así que la fórmula es: “por si acaso, me lo quedo todo en casa y cada vez tengo más usuarios”.

A pesar de todo, no puedo negar que tiene su utilidad en determinadas circunstancias como parece que se confirma con la actividad en los dos grupos a los que me he unido.

Anuncios